Yoga a Domicilio

Clases de Yoga a Domicilio

En la primera entrevista escucho sus necesidades, y con el transcurrir de las clases vamos observando y escuchando a su cuerpo para ir construyendo juntos la clase de Yoga ideal.

¡Paren el mundo que me quiero bajar!”

Para quienes necesiten relajarse, aliviar tensiones, bajar la ansiedad, aflojar contracturas y respirar más tranquilamente, propongo un tipo de práctica más pausada, con intervalos de descanso (savásana) entre posturas o series de posturas. Trabajamos más profundamente las asanas de flexibilidad, de equilibrio y de relajación. Alternamos los ciclos de esfuerzo con pausas para descanso, y así aprendemos a través del cuerpo que cada período de tensión debe ser seguido necesariamente por un período de relajación.

Para descargar tensiones yo necesito moverme, hacer fuerza, transpirar… mi trabajo es sedentario y esto me genera ansiedad y malestar físico.”

Propongo una práctica más dinámica, más fuerte, con música. Las asanas son realizadas en secuencias, y aprendemos los pasajes para conectarlas. El cuerpo se transforma en una obra de arte viviente.

A final de clase de Yoga nos relajamos y sentimos la plenitud de SER.

Para todos:

Las clases de Yoga empiezan con una breve entrada en calor, que consiste en conectarse con el cuerpo y con la respiración.

A continuación hacemos pranayama (ejercicios respiratorios). Luego, la serie de posturas, y al final, la relajación y meditación.

Compartir